23 de abril de 2008

Jara en el cuerpo


A veces,solo a veces,la espera merece la pena...Llevaba tiempo deseando ir a verla y aunque podría dibujar cada curva de su figura con los ojos cerrados necesitaba imperiosamente poder tocarla.Cogió el primer tren que encontró para ir a verla y le envió una nota..."la siguiente foto me la harás tú mañana"...Quizás la entendiese,quizás no, o simplemente no podría esperarlo.Sabía donde podía encontrarla, buscó un pequeño hotel y sacó su escaso equipaje,...solo cabía esperar a la noche...Se miró en el espejo antes de salir y cogió unas hierbas cogidas el día de antes...su carta de presentación...sonrió y salió a su encuentro.Un local grande,mucha gente...pero sabía donde mirar,a las alturas...a un pequeño altar,en principio vacío y que pronto albergaría una diosa. Poco tuvo que esperar, enseguida la vio, pero sabía que era imposible acercarse,al menos por el momento, porque como todo tesoro iba bien custodiada.Pese a todo jugó su baza,desenvolvió las hierbas, cargando el ambiente de un olor peculiar,un olor que a ella le gustaba sobremanera,la jara,el olor a campo...y se cruzó instantes antes por delante de ella,esperando que el olor hiciese el resto...Ella que estaba algo pensativa,quizás leyó mi nota,quizás pensando en sus cosas...,lo mismo dió,porque enseguida notó ese aroma tan peculiar y comenzó a mirar a su alrededor...Entonces sus miradas se cruzaron...y una sonrisa cómplice y algo pícara dibujaron sus rostros.Toda la noche fue un devenir de miradas, de gestos, de hambre...Por fin un descanso,un gesto para que me acercase mientras bebía un poco de agua en la barra.Preguntas típicas,presentaciones...el "no puedo creer que estés aquí" ,"ni yo tenerte tan cerca",risas y deseo,mucho deseo que iba aumentando según avanzaba la noche.Llego un momento que la tensión se hizo casi inaguantable,hasta que por fin,llego el cierre,algunas despedidas y el ansiado beso al principio agresivo y después dulce.La habitación esperaba y la ropa se evadía de los cuerpos...ella cogió las aún existentes hojas de Jara y le acarició todo el cuerpo con ellas......un penetrante olor a campo, a libertad se apoderó de la estancia...libertad que se apoderó de sus cuerpos,de sus almas.Tantas palabras tiempo atrás dichas,tanta imaginación y sueños en sus cabezas apenas dan abasto para cumplir todos sus deseos,pero no hay prisa apenas acaba de amanecer...

2 comentarios:

Lunática dijo...

Muy sugerente...
¿Para cuando un poco más que leer? :)

Besos lunáticos!

Clip dijo...

mas que un relato es un regalo para los oidos, me gusta la mezcla entre literaria y al mismo tiempo llena de erotismo
me gusta mucho !!!